Empieza el calorcito y es cuando más apetece montarse en la moto y salir a descubrir rincones de nuestra tierra. Por eso, esta vez os vamos a llevaros de ruta por uno de los parajes más bellos de nuestra geografía, los Picos de Europa.

El parque nacional de los Picos de Europa se encuentra en la confluencia de las provincias de Asturias, Cantabria y León, enclavado en la Cordillera Cantábrica. Su altura máxima de 2.648m, en Torrecerredo, hace que sea un lugar perfecto para visitar especialmente en la época estival.

Flanqueado por los ríos Dobra, afluente del Sella, el Deva y el Cares y su afluente el Duje, el parque se distribuye en tres macizos. Su paisaje esculpido en piedra caliza por el hielo y el agua, lo convierten en toda una delicia para los sentidos. Naturaleza en estado puro, una gastronomía de primer nivel y unas carreteras y curvas de ensueño, todo esto es lo que nos espera en esta ruta.

1. Riaño, León

Empezamos nuestra ruta en este pueblo bañado por el Embalse de Riaño, conocido como la “Suiza española” por su paisaje que nada tiene que envidiar a los Alpes. La población original está sumergida en el embalse, ya que fue anegada en 1987, junto con otros siete pueblos, cuando se construyó el embalse sobre el Valle de Riaño.

Saldremos de aquí por la N-625 dirección al Puerto del Pontón, donde las vistas nos dejarán sin aliento. Seguiremos hacia el Desfiladero de Beyos, por donde se han formado gargantas en medio de las montañas por los efectos del río y el tiempo.

Sin duda, os aconsejamos que paréis de vez en cuando para recrearos en este espectáculo, difícil de apreciar cuando se va rodando. Al final de este paseo daremos con Cangas de Onís.

2. Cangas de Onís, Asturias

Ciudad llena de historia, allí tuvo su capital el Reino de Asturias,después de que el rey Don Pelayo venciera a las tropas musulmanas, algo que le confirió el poder y prestigio necesarios para fundar el primer reino independiente y cristiano después de la caída de los visigodos en la batalla de Guadalete.

Con esta historia en sus espaldas, nos encontramos con un pueblo de estilo románico donde no podemos dejar de visitar su Puente Romano. Desde aquí, si el tiempo os lo permite, la excursión obligada es a Covadonga, donde podréis visitar su Real Sitio, formado por la Santa Cueva, la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, la tumba de Don Pelayo y sus famosos lagos.

Tened en cuenta, cuando organicéis vuestro viaje y para que no os pille por sorpresa, que también es un foco de turismo, especialmente en las fechas del descenso del Sella.

Desde Cangas de Onís, tomaremos la AS-114 dirección en dirección a Panes, para coger la ruta del Desfiladero de Hermida, hasta llegar a Potes, nuestra siguiente parada.

3. Potes, Cantabria

Capital de la comarca de Liébana, es otro foco turístico importante para los que tienen, como destino, los Picos de Europa. Esta villa medieval tiene fáciles accesos y mucha oferta de restauración y ocio.

El casco histórico y su río son de visitas obligadas aquí, al igual que la Torre del Infantado y su museo sobre el Beato de Liébana. No muy lejos de aquí se encuentra Santo Toribio de Liébana, un monasterio franciscano que alberga uno de los más grandes fragmentos del Lignum Crucis, una reliquia del cristianismo hecha de la madera de la cruz en la que los romanos crucificaron a Jesús de Nazaret.

Desde aquí, subiremos por la N-621 en dirección a nuestra siguiente parada.

4. Puerto de San Glorio, León

Curvas amplias, asfalto impecable, anchura generosa, vistas que te hipnotizan por su belleza. Este puerto de montaña lo tiene todo para cualquier motero. Te darán ganas de subirlo y bajarlo varias veces. A medida que ganes altura, sus vistas se convierten en un espectáculo sin igual.

Desde su famoso Mirador del Corzo, podrás contemplar todo el valle y los Picos de Europa. En este mirador se encuentra la escultura de un corzo, donde es típico que los moteros se hagan la foto a su lomo, así que no te olvides de la tuya.

Tomamos, de nuevo, la N-621 para dirigirnos a nuestro punto de partida.

5. Vuelta a Riaño

Antes de llegar a nuestro punto de partida, podemos desviarnos para visitar Portilla de la Reina, desde donde podremos dirigirnos a Caín y realizar la Ruta del Cares, una excursión de Caín a Poncebos por una garganta de las más impresionantes de Europa.

Y hasta aquí nuestra recomendación. Algo más de 200km salpicados de grandes vistas, carreteras espectaculares, historia de nuestra tierra y lugares donde comer bien y disfrutar de la amabilidad de su gente.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *